<img height="1" width="1" src="https://www.facebook.com/tr?id=527834481123620&amp;ev=PageView&amp;noscript=1"> Sistemas hidrónicos: por qué elegir el CPVC como material de tuberías y conductos | Corzan

Elija su ubicación:  

Blog   

Contacto
Contáctenos
Sistemas hidrónicos: por qué elegir el CPVC como material de tuberías y conductos

By: Corzan Plumbing on July 21st, 2022

Print/Save as PDF

Sistemas hidrónicos: por qué elegir el CPVC como material de tuberías y conductos

SISTEMAS DE TUBERÍAS

Un edificio departamental, de oficinas, comercial o incluso hospitalario no debería verse estropeado por los aires acondicionados que deterioran la fachada y no cumplen al 100% con las necesidades de los ocupantes, del proceso o del producto que se encuentra alojado en el edificio.

 

Para remediar esta problemática existen los sistemas hidrónicos, que son sistemas que utilizan agua como medio de transferencia para brindar calefacción y/o enfriamiento. Esto significa que, en vez de pasar aire para enfriar o calentar el espacio, utilizan agua.

 

El principal beneficio de instalar un sistema hidrónico es que puedes llevar esa agua a través de muchos recovecos o espacios pequeños –podría ser una habitación, una oficina completa o un edificio completo.

 

Gracias a la metodología hidrónica puedes tener sistemas de aire acondicionado más grandes, sin la complicación de contaminar visualmente el edificio. Ojo: hablamos de aire acondicionado no como un equipo que mantiene la temperatura de una habitación, sino como el control de la temperatura, contenido de humedad, limpieza, calidad y circulación del aire como sea requerido por los ocupantes, por un proceso o por un producto en los espacios.

 

Estos son un par de ejemplos de sistemas hidrónicos que funcionan con una fuente generadora de agua caliente o fría (boiler o chiller), un sistema de tuberías, bombas para la recirculación del agua, una consola o unidad terminal –donde el agua se enfría o calienta– y diversos accesorios como válculas reguladoras y de control de flujo:

 

ejemplos-sistemas-centrales-chillers-hidronicos

 

Ahora, pensando en el funcionamiento de los sistemas hidrónicos, queremos mencionar que los intercambiadores de calor tienen retos de mantenimiento porque suelen ser de metal y el ambiente los corroe. Un sistema que emplea agua fría o caliente está expuesto a la corrosión; y tratándose de sistemas metálicos, éstos no son muy compatibles con el agua porque tienden a deteriorarse.

 

Los sistemas hidrónicos tienen un gran beneficio estético, funcional e incluso energético para las construcciones de edificios departamentales, comerciales y de múltiples usos. Sin embargo, para transportar agua fresca o agua caliente se necesitan tuberías que satisfagan las exigencias de confort de los usuarios, y para ello se necesitan materiales alternativos al acero.

 

En este sentido, Lubrizol cuenta con un producto que permite conducir agua fresca o fría, o bien agua caliente, con la mayor seguridad y efectividad posible: el cloruro de polivinilo clorado (CPVC) de la marca Corzan®.

 

El CPVC de Corzan®, comparado con un sistema tradicional metálico, es un producto muy robusto y resistente que cumple con la normatividad internacional. Este material encaja con las necesidades de los sistemas HVAC hidrónicos porque cuenta con:

  • Alta resistencia a la corrosión, la temperatura, la presión y al interperismo.
  • Facilidad de instalación.
  • Ligereza.
  • Excelente capacidad hidráulica. Por su acabado espejo te permite usar diámetros más pequeños de tubería, lo que conlleva a ahorros de diámetros y menor peso al contener menos agua.
  • Su acabado de espejo lo hace un material duradero porque no hay pérdida por fricción.
  • Buen aislamiento. Aunque no es un aislante como tal, el plástico tiene buenas características de aislamiento térmico, acústico y eléctrico.
  • Aprobaciones normativas.
  • Aplicaciones comerciales e industriales.
  • Buena conductividad térmica porque disipa la mitad de la energía que el PPR al mismo espesor de pared.
  • Una vida útil más larga que otros materiales como el acero al carbono (menor inversión de mantenimiento, menor costo a largo plazo y no es necesario pintar el sistema para protegerlo).

 

Si estás acostumbrado a trabajar con metales, comprendemos que puedes tener dudas sobre cambiarte al CPVC, sin embargo, este material es una excelente alternativa para sistemas hidrónicos aplicados en hoteles, centros comerciales, tiendas, departamentos, oficinas, corporativos, fábricas, instalaciones donde se manejan químicos y más.

 

Al elegir el CPVC puedes ahorrar hasta 25% en el costo del material y 35% en el costo de la mano de obra, ya que la instalación es mucho más sencilla; por ejemplo, un tubo de acero al carbón de 8’’ cédula 40 pesa casi 260 kilos (lo cual implica considerables riesgos), mientras que un tubo de CPVC de 8’’ cédula 80 pesa poco menos de 82 kilos.

 

Lo que queremos decir es que el CPVC no se ve afectado por la corrosión como sucede con las tuberías metálicas, que su instalación requiere herramientas sencillas y económicas, y necesita mucho menos soportes que otros termoplásticos de la industria.

 

Grandes instalaciones de sistemas hidrónicos –tanto en Estados Unidos como en países latinoamericanos como Colombia o México– ya se han construido con cloruro de polivinilo clorado, y queremos invitarte a conocer las bondades que puede ofrecerte el CPVC.

 

Te dejamos con dos links de interés para ti que estás buscando materiales alternativos de tuberías para sistemas de enfriamiento y calefacción hidrónica:

 

*En el webinar encontrarás una capacitación 100% gratuita sobre las características de los sistemas hidrónicos y de las propiedades del CPVC Corzan® que se adaptan a dichos sistemas.